La pirotecnia. Miedo a los petardos: ¿cómo ayudo a mi perro?

Se acercan las fiestas y también se aproximan los temidos petardos. Muchos perritos sufren verdadera fobia a la pirotecnia y lo pasan realmente mal durante las celebraciones.

Los perros, en un momento de pánico extremo, puede reaccionar con una actitud de inmovilidad o sumisión, huyendo o incluso agrediendo. El miedo es un sentimiento muy poderoso, quizás el más poderoso de todos. 

Este tipo de fobia se puede tratar, pero es un proceso lento (estoy hablando de meses de terapia) y necesita mucha implicación y paciencia por parte de los tutores. 

Para las familias que aún no han contactado con un profesional para ayudar a su perro a enfrentarse al miedo a los petardos, dejo algunos consejos para cuanto menos aliviar su sufrimiento durante los días festivos.

Importante: estas recomendaciones de ninguna manera pueden sustituir un tratamiento, sólo sirven para que el perro gestione un poco mejor la situación. 

Tips para el miedo a los petardos:

  • Nunca tienes que reñir o castigar a tu perro. Sólo serviría para empeorar el problema y perder por completo su confianza. 

  • El miedo les provoca síntomas como temblores, jadeos, taquicardia, angustia, desesperación, estrés extremo, por lo que intentan escapar y refugiarse en un lugar seguro, por ejemplo, debajo de la cama. Hay casos de perros que se han muerto de un infarto por culpa de la pirotecnia (petardos, fuegos artificiales, mascletás, tracas, etc). Así que es importante acondicionar una base segura, un refugio donde el perro pueda acudir en caso de necesidad. Tienes que preparar un espacio que transmita tranquilidad a tu perro, en su habitación favorita o en la que él haya elegido. Si te es posible, sería ideal aislar acústicamente esa habitación, o bien utilizar algún sonido blanco o música relajante; a falta de ello, también ayuda dejar un sonido de fondo suave y constante como la televisión o la radio.
  • Una vez preparada la zona segura, tendrás que asociarla positivamente, por ejemplo, con sesiones diarias de juegos de olfato, juegos interactivos, masticación, dentro de esa habitación (sesiones sencillas de media hora, aproximadamente). 
  • Tienes que reducir lo máximo posible los ruidos externos: baja las persianas, cierra las ventanas y las puertas, amortigua el ruido de la pirotecnia con mantas (puedes crear una “cueva” dentro de la habitación segura de tu perro). 
  • Acompaña a tu perro y transmítele calma. Recuerda que el miedo no es una conducta, es una emoción; así que acariciando a tu perro no estarás reforzando su miedo por ello. Intenta que las caricias sean profundas y relajadas.
  • Como soporte añadido puedes ayudar a tu perro usando suplementos que le ayuden a gestionar el estrés y el miedo (aceite de CDL-cannabidiol; triptófano, alfacasozepina, vitamina B6, feromonas tipo Adaptil, aromaterapia, aceites esenciales y Flores de Bach, Thundershirt, etc). Ten en cuenta que estos tratamientos más naturales necesitan mucho tiempo para actuar, así que tienes que empezar con mucha antelación. Importante: no uses estos tratamientos en su conjunto, un profesional te ayudará a escoger el tratamiento más adecuado para tu perro y sus circunstancias.
  • También es importante que ayudes a tu perro en la recuperación del estrés que este tipo de celebraciones generan en su organismo. Ese “subidón de estrés” permanecerá en su organismo como mínimo 15 días, así que es importante seguir con los suplementos durante las siguientes semanas, garantizar un descanso reparador, realizar paseos de descompresión en entornos tranquilos, evitando nuevas situaciones conflictivas y realizar juegos relajados para ir bajando poco a poco la ansiedad del perro. 

Más consejos:

Cuidado con algunos fármacos que contienen acepromacina, que es un principio activo con funciones sedantes, sin embargo, no alivia la ansiedad ni la percepción del entorno. Con lo cual el perro seguirá escuchando los petardos y pasando mucho miedo, pero sin que cuerpo pueda responder (huir o buscar un refugio). En pocas palabras, una película de terror para tu perro. 

Y lo más importante: no te acuerdes del miedo a los petardos de tú perro sólo cuando llegan Navidades, San Juan o Fallas. Ponle remedio antes y él te lo agradecerá.

El equipo de MasterDog está a vuestra disposición para solucionar cualquier duda o consulta, ¡no dudéis en contactar con nosotros!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies